viernes, 24 de noviembre de 2017

INICIOS

Breve recorrido donde se describe el origen de nuestra entidad

EL PROYECTO DE DON BOSCO

La experiencia que Don Bosco tuvo con los jóvenes en Turín ilumina los caminos de la historia salesiana. Esta experiencia constituye el criterio permanente de actuación en todas las obras de los salesianos. 

Hace ahora 150 años, cuando nacía la sociedad industrial, Don Bosco recorría las calles de la ciudad italiana, observando la realidad de los jóvenes que provenían de la inmigración rural, en busca de su primer empleo. Eran huérfanos o abandonados por sus padres, que  no podían o no sabían hacerse cargo de ellos. Estaban en situación de riesgo y necesitaban ayuda.

La situación que más le conmovió, hasta hacerle llorar, fue la de las cárceles, donde algunos jóvenes eran ejecutados con solo 20 años. “Me horroricé al contemplar aquellos grupos de muchachos, de 12 a 18 años, sanos y robustos, de ingenio despierto, que estaban allí ociosos, picados por los insectos, y faltos en absoluto del alimento espiritual y material”.

Estas experiencias fueron para Don Bosco las señales de Dios, que le mostraban el camino de su vocación. Debía ofrecer a aquellos jóvenes un lugar de acogida y una propuesta educativa que favoreciera su promoción humana y su dignidad de personas. Comprendió la urgencia de la educación preventiva: “Estos muchachos no volverían a la cárcel, si encontrasen fuera un amigo que se preocupase de ellos”…

LA FAMILIA SALESIANA REALIZA HOY EL PROYECTO DE DON BOSCO

Para esta misión juvenil, Don Bosco dio vida a un vasto movimiento de personas y grupos comprometidos con la salvación de la juventud pobre y abandonada. 

Y hoy la Familia Salesiana realiza en la historia el proyecto original de Don Bosco. En la moderna sociedad del bienestar camina por calles y barrios de las ciudades, poniendo ojos y corazón en las nuevas formas de pobreza y exclusión juvenil: 

- Las bolsas de marginación en determinados núcleos urbanos.

- La desestructuración de las familias, que provoca situaciones de tristeza y abandono.

- La realidad del paro, que genera procesos de degradación personal y social.

- El fracaso educativo, que lleva a situaciones de exclusión y riesgo juvenil: alcohol, drogas, agresividad, abusos, malos tratos, sectas, uso alienante del tiempo libre…

- Las pobrezas que afectan especialmente a la joven: la manipulación de los medios, la discriminación laboral, la explotación sexual, los abusos y malos tratos, los embarazos...

- El fenómeno de los menores inmigrantes, con historias de pateras y “sin papeles”…

Ante las “nuevas pobrezas juveniles”, la Familia de Don Bosco reacciona e impulsa en todas partes una gran variedad de ofertas, estructuras y servicios en favor de los jóvenes más necesitados, siguiendo el compromiso educativo inspirado en el Sistema Preventivo. Y trabaja sobre todo en los lugares de mayor pobreza…

LA FUNDACIÓN PROYECTO DON BOSCO ES OBRA DE LA FAMILIA SALESIANA

La historia salesiana está llena de experiencias e iniciativas de respuesta a las nuevas pobrezas juveniles. De los años 90 recordamos buenos ejemplos en nuestra Inspectoría: “Campos de Trabajo”, “Atención de Casos”, “Programas de Educación de calle”, campamento “Los Primeros”, Asociación “Solidaridad Joven”, Asociación Proyecto Don Bosco y Fundación Don Bosco, con la oferta de Casas de Acogida para menores tutelados.  En estas actividades veíamos implicados a muchos animadores de grupos de fe y centros juveniles y a muchos voluntarios de la Familia Salesiana.

Fue a raíz de la Asamblea capitular de 1998, cuando el Inspector con su Consejo acordó la creación de una fundación canónica, destinada a desarrollar la acción social de la Inspectoría Salesiana, con unidad de gestión y garantía de estabilidad. Y a partir de 2007, fecha de unión de las dos Inspectorías del Sur de España, es la Fundación Proyecto Don Bosco la que coordina toda la acción social de la nueva Inspectoría María Auxiliadora.

Como nota característica, la nueva fundación se presenta como obra de la Familia Salesiana inspectorial. Se define como entidad sin ánimo de lucro, de ámbito nacional, compartida con los grupos seglares que colaboran de forma institucional en nuestras obras, llamados a formar parte del máximo órgano de gobierno y de otras estructuras de animación. Así quedó reflejado en la carta fundacional, firmada solidariamente por los representantes de los grupos instituidos de la Familia Salesiana, ante un notario de Córdoba, el día 26 de octubre de 1998. El Rector Mayor, D. Vecchi, firmó el Decreto de erección el 24 de agosto de 1998 y fue inscrita en el Registro de entidades religiosas del Ministerio de Justicia el 12 de enero de 1999.

Nacía así un proyecto solidario de la Familia Salesiana inspectorial para la “salvación juvenil”, denominado FUNDACIÓN PROYECTO DON BOSCO.

 

Dosatic S.L. © 2017
Site desarrollado por DYNAMO 3.0